Primera Parte: Materiales de reproducción.

Leccion
Materiales

Residuos inorgánicos

El 56% de la basura que generamos en nuestros hogares es inorgánica, estos desechos son los que más tiempo tardan en degradarse. La basura inorgánica es aquella que no tiene un origen biológico, este es precisamente el grupo más contaminante puesto que, como tiene un origen sintético, es mucho más difícil que se degrade. Esto causa que este tipo de desechos, se acumulen en el ambiente contaminando mares y extensas superficies de tierras, dañando a la flora, la fauna incluyendo a nuestra especie “los humanos”. Algunos ejemplos de tiempos aproximados de degradación de residuos inorgánicos que nos permitirán tomar dimensión del tema son:

  • Una lata de aluminio tarda aproximadamente 200 años. 

  • El embalaje de plástico de seis botellas tarda aproximadamente 400 años.

  • Una pila tarda 1000 años en degradarse y durante ese tiempo es muy tóxica para el ambiente.

  • Una botella de plástico tarda 450 años.

  • El hilo que se utiliza en la pesca tarda 600 años.

    Ejemplo de tiempos aproximados de degradación de distintos tipos de residuos

Los principales componentes de la basura inorgánica son Metal 4%, Vidrio 5% y Plástico 12%:

Metal:

El reciclaje de los metales contribuye significativamente a no empeorar la situación actual de contaminación. Al reciclarlos se reduce la contaminación del agua, aire y los desechos de la minería en un 70%. Obtener aluminio reciclado reduce un 95% la contaminación, y contribuye a la menor utilización de energía eléctrica, en comparación con el procesado de materiales vírgenes. Una gran ventaja del metal es que el número de veces que se puede reciclar es ilimitado.

Las principales fuentes de metales, provienen de obsolescencia de bienes de consumos, como automóviles viejos, electrodomésticos, latas y tarros de acero, construcciones y estructuras antiguas, sin olvidar también, la proveniente de mermas industriales. La tasa de reciclaje, definida como la relación de la cantidad de metales efectivamente reciclada y la cantidad de metales producida, es de alrededor de un 80%, en una base global.

Aluminio: El 75% del aluminio que se ha fabricado desde hace más de 125 años (aproximadamente 700 millones de toneladas) se encuentra todavía en uso gracias al reciclado ya que el aluminio puede ser reciclado infinitas veces sin perder sus propiedades.

Las latas de aluminio son 100% reciclables.

Se puede reciclar para tener bobinas de aluminio que se utilizan como materia prima para fabricar productos de aluminio. 

El reciclaje de latas de aluminio ahorra valiosos recursos naturales, energía, tiempo y plata. 

Vidrio:

El vidrio se fabrica con arena cal y sosa, es muy resistente e inerte. Tiene tres 

características que hacen de él un material excelente para ser reciclado. Uno es que se puede reciclar el 100% del producto, además puede hacerse infinidad de veces y mantiene todas sus propiedades.

Se debe reciclar ya que cuando llega al entorno sin control permanece en él miles de años hasta que el viento y el agua lo desmenuzan poco a poco (aproximadamente 4000 millones de años).

Ademas, la fabricación de vidrio reciclado ahorra energía  y reduce el consumo de materia prima.

Plástico

Plástico es el nombre genérico y común que se le da a una serie de sustancias de estructura molecular y características físico-químicas semejantes, cuya mayor virtud es contar con elasticidad y flexibilidad durante un intervalo de temperaturas, permitiendo así su moldeado y adaptación a diversas formas. Es un material sintético, derivado del petróleo, obtenido mediante procesos de polimerización, es decir, de multiplicación semi-natural de largas cadenas de átomos de carbono. Este material es resistente a la  degradación.

Cada año solo el 2% de los envases de plástico que se consumen en todo el mundo están compuestos por plástico reciclado. Hoy en día se puede producir plástico reciclado prácticamente de la misma calidad que el plástico virgen.

Con el plástico reciclado se pueden fabricar numerosos productos. 

Los residuos de plástico a nivel mundial: El 9% se recicla, el 12% se incinera (esto también contamina el aire), el 79 % contamina el planeta.

Si bien recientemente se han encontrado algunos organismos que pueden descomponer el plástico, esto no quiere decir que allí esté la solución completa. El problema ambiental es más amplio y profundo, por lo que, debemos actuar con responsabilidad y evitar el consumo excesivo del plástico. No olvidemos que, en el proceso de producción de este compuesto, se consume agua y energía, y se liberan sustancias tóxicas al ambiente.

Tipos de plástico:

Hay muchos tipos de plásticos, pero no todos se pueden reciclar. Para facilitar la separación de los distintos tipos de resinas, todo objeto de plástico viene marcado con el Código de Identificación Plástico o RIC (Resin Identification Code). Este código consta de un número que sirve para identificar el tipo de resina y una serie de letras correspondientes a las siglas del tipo de polímero plástico. El número aparece dentro de un triángulo de cantos romos y debajo de este triángulo se ponen las siglas del tipo de polímero. Actualmente hay siete, y los marcados del 1 al 6 son reciclables de una forma relativamente fácil.

  1. PET o PETE (Polyethylene terephthalate – Tereftalato de polietileno). El PET es uno de los plásticos reciclados más utilizados. Su uso es frecuente en todo tipo de botellas de agua, refrescos y otras bebidas.

  2. PE-HD o HDPE (High-density polyethylene – Polietileno de alta densidad). Este tipo de plástico reciclable es frecuente en envases para lácteos, zumos, shampoos, perfumes, botes de detergentes líquidos.

  3. PVC (Polyvinyl chloride – Policloruro de vinilo). Plástico muy utilizado para embalar elementos no alimenticios (por su toxicidad), tuberías, aislamiento de cables eléctricos o la fabricación de discos de vinilo.

  4. LDPE (Low density polyethylene – Polietileno de baja densidad). Se utiliza este tipo de plástico para bolsas de congelación de alimentos, tapas flexibles o bolsas de basura.

  5. PP (Polypropylene – Polipropileno). Es uno de los plásticos más utilizados en la industria automovilística y en la construcción. Puede encontrarse en carcasas de baterías de coche o en embudos para gasoil.

  6. PS (Polystyrene – Poliestireno). Se utiliza en vasos, platos, bandejas o envases de comida para llevar.

  7. (Otro). Con el número 7 y la letra O se marcan otros tipos de plásticos diferentes, que por lo general no se pueden reciclar.

Otros ejemplos de reciclaje de residuos inorgánicos 

Neumáticos: En las plantas de reciclaje de neumáticos se tritura el caucho del neumático (una vez separado el caucho del resto del material que compone el neumático) hasta obtener polvo de caucho.

El polvo de caucho es materia prima para:

  • Pavimento para rutas y pistas deportivas.

  • Aislantes acústicos.

  • Fabricación de nuevos neumáticos.

  • Suelas de zapatos.

  • Tubos de caucho para la construcción.

No tires nunca los materiales fabricados con caucho!! 

Papel: Es un producto que se consume abundantemente en todo el mundo. Solo en las oficinas se utilizan 115.000 millones de hojas anualmente.

El reciclado del papel es esencial para evitar la contaminación del planeta y a tala de árboles.  

En la actualidad, prácticamente la totalidad de los papeles se pueden reciclar, a menos que tengan tratamientos como los acabados en brillo, plastificados o encerados. 

El 70% de la materia prima empleada por la industria española es fibra reciclada.

Cada tonelada de papel que se recicla evita que se talen alrededor de 3,14 toneladas de árboles!

Prendas de poliéster sintético: La industria de ropa es la segunda más contaminante del mundo. El poliéster que se utiliza para la confección de la mayoría de la ropa que nos ponemos, es un producto derivado del petróleo con un importante impacto ambiental.

Aparatos electrónicos: Se llama basura electrónica a todos aquellos dispositivos eléctricos o electrónicos que han llegado al final de su vida útil y, por lo tanto, son desechados. Computadoras viejas, celulares, electrodomésticos, reproductores de mp3, memorias USB, faxes, impresoras, etc. Algunos se rompen y otros quedan obsoletos por el avance de la tecnología.

Cuando los tiramos, a pesar de tener componentes que emiten sustancias químicas que contaminan la atmósfera, el agua y el suelo, la mayoría de los desechos electrónicos termina en rellenos sanitarios, basurales, o incluso incinerados. Y tarde o temprano estas sustancias pueden entrar en nuestros cuerpos y enfermarnos.

Cerca de la mitad de toda la basura electrónica está formada por dispositivos personales, como computadoras, pantallas, smartphones, tabletas y televisores. El resto está compuesto por electrodomésticos más grandes, además de equipos de calefacción y aire acondicionado.

Un teléfono inteligente promedio contiene hasta 60 elementos, que principalmente son metales pesados que son muy valorados en la industria electrónica por su alta conductividad. Esos elementos pueden recuperarse, reciclarse y usarse como materia prima secundaria para nuevos productos.

Les dejamos algunas ideas para crear una huerta con materiales reciclados

Sabiendo el daño que los residuos inorgánicos le causan a nuestro ambiente y acorde con lo visto en la primera unidad, les proponemos distintas opciones para reutilizar algunos materiales en nuestras huertas y así evitar que vayan a la basura. En las siguientes imágenes verán distintas alternativas para para armar macetas.

Reciclaje en el Partido de La Costa:

Cooperativa Reciclando vidas.

Esta cooperativa, a cargo de Gonzalo Pieroni, cumplió apenas un año. Es un emprendimiento que tiene como objetivo reducir la cantidad de “basura” que es arrojada al mar o que termina en el basural, reciclando plástico, aluminio y cartón.

Dirección: Calle 34 n° 1641, Santa Teresita. 

 

Para realmente poder incorporar “buenas prácticas” a la hora de desechar o decidir qué hacer con nuestros residuos, es imprescindible conocer la  logística para la recuperación de los materiales.

Existen 3 ejes principales con los que trabaja la Cooperativa Reciclando Vidas. 

  1. Separación en origen: Discriminación de nuestros residuos.

  2. Puntos verdes: Los Puntos Verdes son sitios de recolección de materiales reciclables, diseñados especialmente para que puedas disponer de tus residuos domiciliarios.

  3. Recolectores urbanos: Comúnmente llamados “cartoneros” son trabajadores/as que separan nuestros residuos en búsqueda de lo que es reciclable y así venderlos a las empresas que reciclan.

 

Luego de haber leído las dos lecciones sobre separación de residuos en origen, los invitamos a ver el capítulo «Recuperadores urbanos» de la Serie: Todo se transforma de Encuentro. Pero, antes de verlo, les dejamos un texto introductorio escrito por una costera, estudiante de Trabajo Social. Luego de ver el vídeo, les dejamos un link para que ingresen a un foro donde queremos que nos cuenten que hábitos relacionados con el reciclaje tienen ustedes en la escuela o en sus casas y cuales todavía no, pero les gustaría incorporar.

La importancia del reciclaje en el mundo, trasciende la grieta de clase

La sociedad de consumo consume fugacidades. Cosas, personas: las cosas, fabricadas para no durar, mueren al nacer: y hay cada vez más personas arrojadas a la basura desde que se asoman a la vida. Los niños abandonados en las calles de Colombia, que antes se llamaban gamines, ahora se llaman desechables y están marcados para morir. Los numerosos nadies, los fuera de lugar, son «económicamente inviables», según el lenguaje técnico. La ley del mercado los expulsa, por superabundancia de mano de obra barata. El norte del mundo genera basura en cantidades asombrosas. El sur del mundo genera marginados. ¿Qué destino tienen los sobrantes humanos? El sistema los invita a desaparecer, les dice: «Ustedes no existen». (Galeano, 1997, p.173) 

                                                                                                                          Fragmento de “Úselo y tírelo” de Eduardo Galeano.

Una herramienta nueva en el mundo está surgiendo como recurso para sobrevivir, en gran parte a la desigualdad social que las personas atraviesan en su cotidiano, producto del sistema, quien a su vez es generador de este factor. Ciertas ONG, agrupaciones, comunidades, han optado por generar trabajo y/o regularizar el trabajo de los recolectores urbanos y al mismo tiempo cuidar el medio ambiente a través  del  recurso que es el reciclaje. Que  la “basura” de unos genere trabajo para otros hoy en día es una realidad, pero para esto, la educación es fundamental. Compostar, la separación de residuos en origen, llevar la basura a los distintos puntos verdes, tomar medidas, tener responsabilidad con las personas y con el medio que nos rodea y replantearse los hábitos de consumo, puede cambiar y hacer de nuestro espacio, de nuestra vida, un lugar que podamos conservar y cuidar para todos/as, y por las generaciones siguientes.

Garantizar un trabajo regularizado, y ya no precarizado, para los/as recolectores urbanos, visibilizar la importancia que su labor tiene para la comunidad y para el medio ambiente, es más que imprescindible y es un desafío para nosotros como educadores.

Podría seguir con otras muchas «causas de las causas», es decir, aquellas que hacen que grupos sociales con menos recursos, más débiles, más vulnerables, tengan por una u otra razón, una mayor probabilidad de padecer una enfermedad laboral, o morir a causa de la exposición en un medio contaminado. Estamos seguros que la concientización sobre lo mucho que el reciclaje puede ayudar a cambiar las realidades, para el medio ambiente y las personas que lo habitan, es más que urgente. Siendo este, parte esencial de un nuevo ciclo sustentable, que educando, generando trabajo, cuidando el medio ambiente, generando inclusión, amor por su localidad y revalorizando los recursos naturales de La Costa, logrará hacer un cambio.

Tener en cuenta los factores políticos es realmente crucial. Es importante indicar que los países y sectores ricos, las clases sociales capitalistas financieras e industriales, poseen un poder enorme que condiciona la generación de determinantes sociales. Que  a su vez influyen en los servicios de salud, las conductas y la biología de las personas. Y finalmente en la mayor o menor probabilidad de enfermar y morir según cual sea la clase social, el género, la etnia, el estatus migratorio, la edad, el territorio o, incluso, la identidad personal, cultural o nacional.

Debemos tomar nuestros recursos e instruirnos, a través de programas nacionales, provinciales, municipales o proyectos propios que motiven para poder concientizar a la comunidad sobre la importancia de nuestros ambientes, como cuidarlos y la importancia del reciclaje.

Anusch Romagnoli costera, estudiante del último año de Trabajo Social de la Universidad Nacional de La Plata.